El peligro de usar abusivamente de las emociones.

Qué vivimos en unos tiempos revueltos creo que no hay que ser muy observador para darse cuenta, o eso vives una burbuja de cristal, virtual, o estás en una de esas partes del mundo donde no llega la “negra mano” de la tecnología que digo siendo ese el caso no podrías leer esto.

Vivimos cambios póliticos, donde ya no importa donde, sino cuando, lo que llaman los entendidos la transformacion de la geopolítica a la cronopolítica, mensajes y acciones políticas muy medidas en el tiempo.

Nos comunicamos más porque tenemos mejores canales, más rápidos, inmediatos, llegando a un punto de saturación informativa, llena de mucho humo, de mucha morralla, tendencias como “marketing de contenidos” “storytelling“inbound marketing” que bien planteadas pueden aportar mucho valor a la red.

Entonces tiene que aparecer los “content curators” y herramientas de curación de contenidos, es decir personas o tecnologías que nos filtren la información en base a nuestros gustos, no podemos con todo.

Somo emociones, si hablamos de neuromarketing las acciones se realizan para afectar una de nuestras 3 partes de nuestro cerebro : Reptiliano, Límbico o Neocortex según que queramos conseguir en nuestro cliente y que parte queremos emocionar.

Las emociones! Todo debe emocionar y llegar a lo más profundo, un mensaje personal, donde seamos capaces de empatizar y ser empatizados. Nosotros somos nosotros y nuestras circustancias y por supuesto emociones, es nuestra repuesta a todo lo que nos ocurre a lo largo del día.

Un claro exponente de este tipo de marketing es todo el que realiza ONGs , que nos hacen pensar al ver esa cara de ese niño, o esa cara de esa madre en situación precaria. No es lo mismo poner una cifra fría, que poner un cara a esa cifra. Esto es así y funciona.

¿Somos más humanos qué antes o aparentamos ser más humanos que antes?

La duda que expongo es el peligro que veo a tanta saturación del uso emociones. Durante esta Navidades he podido ver ya que son virales por imposición varias piezas multimedia de personas como tu y como yo que nos han emocionado a todo el mundo.

El primero es de noviembre creo, un padre graba como le comunica a sus hijos que le ha tocado la lotería.

El segundo es de diciembre, el archiconocido vídeo del hijo que paga la hipoteca de sus padres.

Y la archiconocida foto de Nochevieja del joven italiano con su abuela.

Aquí es donde viene mi reflexión:

¿Qué ha impulsado a esta gente a compartir estos momentos en redes sociales? Hay una clara intención, grabo, edito y subo redes sociales.

No quiero mal interpretaciones, no es una crítica es curiosidad,  quizás no somos conscientes de que luego este materíal que se comparte se distribuye por canales donde la banalidad es el entorno natural, podemos ver la noticia o los vídeos mecionados, alrededor de noticías como : los 8 momentos más divertidos de Miley Cirus, etc….

Es decir, tanto vídeo emocional hará que nos volvamos menos humanos? Videos como los citados hay a cientos, en youtube.. solo es necesario que un influencer o medio lo propague.

Nos pasará como cuando vemos las atrocidades que vemos en los informativos? Qué ya no nos emociona ver una matanza?  Pasaremos de largo ante la parada de autobus donde una niña de africa nos mira llorando?  por eso digo, ojo con las emociones…

¿Qué opináis? ¿Os he emocionado? 🙂

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: