retail comercio teconologia

Retail, comercio, tecnología y sentido común.

Si hay una verdadera tendencia en lo que llevo disfrutando en Neuromobile, es que a la hora de hablar de retail entendiendo como el comercio al por menor o al detalle, y en este caso no englobando supermercados, o gran distribución, ni grandes franquicias, ni marcas millonarias, vamos el comerciante de toda la vida… es que tiene que cambiar o se verá abocado a un agónico final .

Las quejas en general  por parte de estos (de los comerciantes) son generalmente hacía las instituciones por su falta de apoyo o iniciativas, también se dirigen hacía los momentos tan complicados que estamos viviendo,  tipos de comercio nuevo de bajo coste que aparecen de la nada,  el caso es que en muchos casos, son esos quejas y no acciones proactivas, un “veremos a ver que pasa”.

Y de verdad, no quiero que se mal entienda, no generalizo, hay comercios y asociaciones de comercios que son proactivos, motivadores y emprende mechas, pero la percepción tras varías conversaciones con gente de dentro y fuera del sector comercial es de cierto victimismo.

Son muchos los especialistas que adelantaban esta situación en foros muy interesantes donde se discute cuál es la salida correcta hacía el cambio de mentalidad.

En cuanto a tecnología y simplificando mucho hay lo que se llama una falta de cultura tecnológica que genera una brecha tecnológica producto de la generación de los propietarios de los comercios, cosa que lo debiera arreglar el tiempo. Todos sabemos de estupendas plataformas digitales que iban a revolucionar el comercio tradicional como Zeerca entre otras , y no contaron con eso, con que las personas que forman el  comercio tradicional todavía no estaban preparados para para ser revolucionados.

Estos caso son armas de doble filo, se quema al comerciante con otra plataforma movil de geolocalizacion de ofertas (cuantas hay ya en el mercado?) y se quema el emprendedor / empresario /inversor intentando captar usuarios y comercios para … para que se yo. (Esto es para otro artículo)

A lo que voy hoy es que siempre desde el respeto de que todo el mundo tiene derecho a intentar vender su producto, muchas veces se ofrecen productos que si bien el impacto ante el comercio es de WOW, vendiendo una tecnología innovadora, deslumbrando a nuestro cliente, finalmente no aporta nada a nuestro querido comerciante.

Os voy a contar esto con un ejemplo.

Hace unos días tuve oportunidad de comer en una franquicia joven de hamburguesas gourmet. Iba con un buen amigo que tiene un ligero punto tecnofriki bastante agudo (por si lo lee).Nos atiende el camarero que además es uno de los dueños, un trato muy bueno, una conversación interesante, nos cuenta ilusionado sus proyectos futuros.

En un momento dado, nos invita aún con más ilusión, como el que estrena zapatos, digo móvil nuevo:

  • A coger la carta del restaurante
  • A descargar una app que indicaba la carta, una app generalista para comercios que por cierto tiene un gran número de descargas.
  • A una vez descargada e instalada la app, hacer una foto sobre la carta del restaurante.

¿Qué pasó? Que tenía la carta del en el móvil! Nos insistía el dueño, y además pulsando sobre un plato lo podía ver en 3D!!!

Tras unos segundos para asimilar todo. Empezaron las preguntas ya en modo excéptico tecnológico que además con la compañia de mi buen amigo se agudizaban más aún ya que es un buen profesional del sector de comercio minorista.

  • ¿Qué me aporta tener la carta en mi móvil si la tengo delante? Nada, no se podía pedir.
  • ¿Ver los platos en 3D puede hacer que me influya en pedirlo? Creo que no.
  • ¿Puedo guardarme la carta y consultarla en casa por si quiero venir o pedir luego? No!!
  • Y por último ¿Qué información recibe nuestro emprendedor amigo y dueño del restaurante de este servicio? Por lo consultado, nada.

Y aquí es donde viene mi reflexión y gran bostezo contagiador:

Si los que creamos productos en este caso tecnológicos, no pensamos en nuestro cliente, en el famoso win-win, nuestro producto tendrá un recorrido muy corto. De nada sirve tener un producto que genere un Wow para convertirse en un Bluf.  Lo que viene siendo el famoso sentido común.

Como he dicho está app tendrá un gran número de descargas pero estoy seguro que sus instalaciones son mínimas y por supuesto no recurrentes. El que lo prueba no repite.

Y tu ¿Qué producto / servicio has encontrado que le ha faltado sentido común?

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

Anuncios

One Comment on “Retail, comercio, tecnología y sentido común.

  1. Pues que quieres que te diga amigo Raul. Que tienes más razón que un santo. Y un efecto o consecuencia que esto provoca es la reticencia del comerciante a futuros “inventos” por muy buenos que estos sean. No obstante, no es justo echarle toda la culpa al comerciante. En muchos casos el proveedor de servicios tecnológicos está tan puesto en lo suyo que sabe muy poco de lo demás. Sabe muy poco de retail y, desde su ignorancia, quizás si piense que algunas utilidades que no valen para nada, puedan ser el no va màs.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: