Confesiones de un ex usuario de un smartwatch

Uff. Llevo un tiempo si escribir por aquí. ¿Quién dijo que la vida del emprededor fuera fácil? Se puede alargar el tiempo, si, la teoría de la relatividad es facilmente demostrable en el día a día de una startup tecnológica. El único problema es que las mente da para lo que da y creo que el calor está haciendo estragos en mi capacidad intelectual, vamos lo que se dice que llego cansado a casa 🙂

Al grano, hace ya unos meses me aventuré a predecir las burbujas tecnológicas para este año 2015, y una de ellas era el tema de los wereables tal como no lo están vendiendo, con nuestras actividades y métricas corporales hiperconectadas. Ya comenté que estaba usando un “reloj inteligente” aka smartwatch y que no terminaba de convercerme. Pero bueno le fui dando una oportunidad para intentar entender el impacto de esta tecnología.

Me ha motivado a escribir este artículo, la interesante entrada que escribió Roberto Espinosa (@resbla) sobre la realidad de los wearables, también el lanzamiento del AppleWatch en España que estoy seguro que se venderá entre sus acólitos y pondrá de nuevo el tema entre los mass medios.  Así que vamos al lío siguiendo la estela de otro de mis recomendados como es PabloYglesias y su crónica sobre su experiencia usando un smartwatch

Como llego a mi vida un smartwatch.

Un regalo por mi cumpleaños, el modelo, un LG G Watch de diseño cuadrado, No es que el diseño me guste mucho, pero soy un geek con capacidad para “engadtcharme” con casi todo tipo de artilugios, además a smartwach regalado no le mires el diseño :).

Un aparato más a tener en cuenta a la hora de repasar en el momento de poner en carga todos los gadgets, cargadores de batería, portatil.. etc.

En cuanto a las aplicaciones que instalo: La inevitable whatsapp, el correo, maps, y poca cosa más, y aquí ya empiezo a ver cosas que no me gustan:

  • Pocas aplicaciones para sacar provecho al reloj y poco provecho de las mismas. Con funciones muy limitadas.
  • Muchas temas de personalización de reloj, pero bueno no deja de ser un poco de chapa digital.

Momento WOW al usar el smartwach

El momento WOW es ese que dices, “vaya esto puede ser interesante”, voya seguir investigando para intentar sacar provecho a todo lo que podemos hacer con esta nueva tecnología:

  • Poder ver los correos rapidamente si tener que sacar el móvil del bolsillo.
  • Poder contestar correos, y mensajes con la voz, con un muy buen reconocimiento vocal.
  • Tomar notas con trello!!
  • Yo viajo bastante y el tema de google maps en el móvil me pareción en principio bastante útil.

Del WOW a la indifirencia, si se me olvida el reloj, no lo echo de menos.

Tras más o menos 2 meses de uso a destajo, instalar, probar y desinstalar apps, cambiar hábitos de trabajo para explotar el reloj, me empiezo a encontrar con estas sensaciones.

No desconectas y para mi es primordial, han conseguido que esté mirando el reloj cada x tiempo, en el sofá una vibración me distrae. Lo siento quizás sea por mi forma de ser.

Genera estrés, vaya si lo genera, todo el dia con el reloj, vibrando o notificando, si tienes un mensaje, un correo, o si has dejado de andar lo que está estipulado. Es curioso, yo me quité el reloj analógico cuando empecé a llevar móvil y ahora me encuentro con que vuelvo a llevar un reloj para consultar el móvil. 🙂

Al final, me fue ocurriendo lo siguiente: Empecé a quitar notificaciones en el reloj, primero fue whatsapp, ya que no soy muy fan de este software y del uso que le dan en ciertos grupos :).

Luego me quité el correo, no me gusta nada el correo electrónico, es un roba tiempos, pero es la forma de comunicarte con tus clientes y partners, pero el mensajito en el móvil, me estaba rompiendo mi equilibrio productivo!! Así que fuera notificaciones y para una dieta detox desactivé el correo automaticamente en el móvil, cosa que sigo manteniendo.

Endomondo, la app que uso para correr tiene una versión distinta para el reloj que la de móvil y fui incapaz en 2 o 3 intentos (suficientes) de sincronizar con mi cuenta… así que fuera.

Además de ciertos problemas con la interfaz que no me hacían facil el uso.

Al final dejé de usar mi super reloj inteligente

Muy sencillo, si me quité todas la notificaciones, y lo dejé casi como un reloj de esos que dan la hora..¿Para que quiero llevarlo en la muñeca, y estar preocupado por su batería?

En el rincón de los gadgets abandonados está, esperando quizás una nueva oportunidad que no creo que llegue.

¿Qué experiencia has tenido con tu smartwatch?

Introduce tu dirección de correo electrónico para seguir este Blog y recibir las notificaciones de las nuevas publicaciones en tu buzón de correo electrónico.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: